+34 91891 90 34 [email protected]

Hacer un buen currículum vitae puede aumentar las posibilidades de encontrar un empleo teniendo en cuenta que este sencillo y a la vez complejo documento será nuestra primera carta de presentación. Se trata de una tarea a la que deberíamos dedicar tiempo, tanto para identificar y plasmar las características principales de nuestro perfil profesional, como para definir el objetivo principal de nuestra búsqueda de empleo.  A continuación, aportamos algunos consejos en base a la experiencia de las profesionales técnicas de empleo de la entidad y las demandas y circunstancias de participantes del Programa de empleo de Fundación Juanjo Torrejón.

Cómo superar el primer filtro

Ante una nueva oferta de empleo o autocandidatura hay que tener en cuenta el alto volumen de currículums que reciben las empresas a diario, principalmente cuando hacen pública una oferta de trabajo. Así, nuestra labor debe centrarse en crear una estrategia de diferenciación que nos permita aportar un plus de originalidad, y demostrar que nuestro perfil tiene algún valor añadido. Para ello, aconsejamos atender a diversos factores que pueden ayudarnos a potenciar nuestro perfil profesional:

  • Breve extensión del CV.Lo bueno, si es breve, dos veces bueno. Los CV largos son los primeros en ser descartados, por lo que hay que ser lo más conciso/a posible.
  • Gramática y ortografía perfecta.Si tu CV lleva faltas de ortografía, estará dando una mala sensación. ¡Revísalo siempre y recurre a profesionales o conocidos/as si lo necesitas!
  • Buena presentación y maquetación.Tanto se la entrega se hace en mano, como si se realiza de manera telemática (vía email), es muy importante que tenga un buen aspecto y una buena presentación. Os recomendamos para ello que veáis estas plantillas de curriculum vitae gratis.
  • Fotografía.No es necesario incluir fotografía en nuestro CV pero, si para el trabajo que queremos encontrar, el tener buena presencia pudiera ser importante, puedes incluir una fotografía buena y ganarás puntos.
Plantilla CV -Datos ficticios

Plantillas CV -Datos ficticios

Secciones más importantes de un CV

En cuanto al contenido que debe figurar en tu curriculum vitae, dependerá en mayor medida de la persona que se presenta a la oferta de trabajo, del sector empresarial al que nos dirigimos, y a las circunstancias y contexto. Es por ello que existen multitud de variedad de plantillas que te harán adaptarte a cada situación. Hace unos años, por ejemplo, la fotografía era necesaria en la mayoría de ofertas; un criterio que, en función del sector, ha ido evolucionando incluso al “currículum ciego” en el que no aparece la fotografía en contra de posibles motivos discriminatorios. En cualquier caso, vamos a subrayar esas partes más importantes:

  • Información de contacto.Es importante que no confundas “datos de contacto” con “datos personales”. La información debe ser clara y debe contemplar: el nombre con apellidos, la dirección en la que vives (no es necesario que especifiques calle y número, puedes indicar municipio y localidad), un teléfono de contacto y si es posible la dirección de correo electrónico o Email.
  • Experiencia profesional.Es uno de los apartados más importantes sino el más importante de un CV. La parte que primero revisará el encargado de Recursos Humanos. Es importante que incluyas las experiencias profesionales que tengan que ver con el puesto y las más recientes, pudiendo incorporar un apartado con otras experiencias profesionales distintas al puesto que te postulas. Además, en cada puesto de trabajo donde hayáis trabajado deberíais explicar de forma breve las funciones desempeñadas y relacionadas con el puesto al que aspiráis.
  • Perfil académico.Es otra de las partes más importantes. Debéis incluir los estudios cursados en orden de mayor a menor relevancia. Si habéis cursado un curso oficial, sería adecuado ponerlo antes de otro curso de menor importancia, para que el reclutador lo vea antes. Si, además, habéis realizado cursos varios, incluir los que tengan que ver con el puesto vacante.
  • Idiomas. Aunque forman parte de la formación y por tanto de la sección del perfil académico, no está de más situarlo en un apartado externo ya que es un factor que puede diferenciarte de otro candidato. En caso de que no tengáis el nivel específico o requerido, es mejor omitirlo. Al definir vuestro nivel de inglés, francés o el idioma extranjero que hayáis estudiado será recomendable que indiquéis el nivel según el Marco Europeo de las Lenguas: B2, C1, etc. Si además contaseis con alguna titulación oficial, será aún más positivo. Habría que incluirlo.
  • Habilidades. Este es un apartado más prescindible pero no por ello menos importante. Si consideráis que tenéis alguna capacidad especial que haga que puede ser positivo de cara al puesto de trabajo es buena idea incluirlo. Tendréis que poder defender este apartado con ejemplos por si os preguntan el día de la entrevista.

Al currículum vitae podremos acompañar una carta de presentación, que en muchas ocasiones las personas responsables de Recursos Humanos valoran como un elemento diferenciador. En ella, incluiríamos todo aquello que por espacio no cabe en nuestro currículum, y podríamos desarrollar alguna cuestión específica del CV que no hemos podido ampliar previamente.